NI ESTABAS, NI ESTARAS

El mejor bertsolari del mundo, Nach, ofrece un nuevo álbum, Mejor que el silencio. Tomando como punto de partida uno de sus track’s, Ni estabas ni estarás, para quien se de por aludido no mas, solo eso, oportunista, ni estabas ni estarás.

Dónde estabas tú cuando el dolor se pinto en ocre, cuando los guays de turno nos llamaron mediocres. Donde estabas tú  cuando el futuro era humo de cócteles molotov que marcaban nuestro rumbo, cuando la tortura era rutina que quien no la conoció ni la imagina. Donde estabas tú en aquel dilema, con la pena como estratagema ante problemas en cadena, cuando cientos de poemas calmaban la fiebre de chavales endebles, ahora todos queréis ser los héroes. Donde estabas tu cuando los perros rojigualdos consiguieron que antes de entrar en casa miráramos a los lados, cuando el sonido de algún coche dividía en dos la noche. Donde estabas tu cuando dormir era un regalo, cuando despertar sin que hubieran venido se convertía en milagro. Donde estabas tú cuando parecía imposible lograr hablar de tu a tu con un imperio ininteligible. Donde estabas tu cuando todo olía a podrido, cuando nadie tenia fe en conseguir lo conseguido.

Yo se donde estabas tú: al otro lado. Estabas con ellos, con los asesinos de sueños, ya fuera en tu pupitre, en tu oficina, en la calidez de tu cocina que nunca perdiste. Nunca diste nada. Cada bocanada de aire que tu boca traga provoca hoy en mi una tremenda arcada. Camarada, no hay bien que para el mal no valga. Caiga quien caiga de perdidos al río, si hoy hay lo que ves, es gracias a aquellos putos crios. En aquel dolor, en aquel frío, en aquel temor, aquel vacío, en aquella llama que no se apagaba: Va por quien ofreció su vida a cambio de nada..

Donde estarás tu cuando el futuro se tiña en negro, cuando el presente se presente como un grotesco recuerdo. Donde estarás tu maldito oportunista cuando llegues a la fase siguiente a ser un hipócrita. Donde estarás tu cuando esto falle, no esperes que calle cuando nos crucemos en la calle. Donde estarás tu cuando vuelvan esas sombras, cuando nadie venda los votos que ahora compras. Donde estarás tu cuando vuelva a correr el plomo, cuando la salida que hoy se mendiga no sea visible ni por asomo. Donde estarás tu cuando esto pase, cuando la lucha pueblos-imperios vuelva a ser guerra entre clases. Donde estarás tu cuando la paz en tu boca sea similar a la sensibilidad de las rocas, rotas por las gotas que ahora brotan de este pueblo, quisiera perdonarte pero no puedo, puedo confiar en ti pero no quiero.

Yo se donde estarás tú: Estarás con ellos, con los asesinos de sueños, ya sea en tu pupitre, en tu oficina, en la calidez de tu cocina que nunca perdiste. Nunca diste nada. Cada bocanada de aire que tu boca traga provoca hoy en mi una tremenda arcada. Camarada, no hay mal que para el bien no valga. Caiga quien caiga de perdidos al río, si hoy hay lo que ves, es gracias a aquellos putos crios. En aquel dolor, en aquel frío, en aquel temor, aquel vacío, en aquella llama que se apaga: Va por quien ofreció su vida a cambio de nada.

Iruzkinak itxiak daude.

Tresna-barrara saltatu